Lauryn Hill, una fuerza incontenible

image-2

Parece que actualmente se pueden encontrar talentos generacionales por todos lados. Nuestra cultura tiende a exagerar artistas o atletas que demuestran un gran talento con superlativos como este. Es raro encontrar una persona realmente original e indiscutiblemente grandiosa, marcando al mundo con una huella única. Por eso es buen momento recordar la vida y aportación de Lauryn Hill.

Nacida en 1975 en Nueva Jersey, Lauryn Hill se destaca como una verdadera artista. Su talento musical es comparable con pocos, pero es su sinceridad y amor con el que se expresa que podrían hacer escuchar a un sordo. Su colaboración con el grupo Fugees y luego su proyecto como solista en su primer y último álbum de estudio, The Miseducation of Lauryn Hill, demuestran una poeta a la que Dios le regaló una voz intoxicante. Es justo por eso que los fans siguen anhelando un nuevo proyecto después de su asilo autoimpuesto después de lanzar su álbum en 1998.

Con tan solo 23 años, Hill creo una de las obras definitivas para representar al hip hop y ayudó a darle credibilidad universal al género, que aún en ese tiempo continuaba siendo criticado por sus letras y su estilo “urbano” que no apelaba al gusto de muchos críticos. Aunque hoy ya es aceptado como parte de la cultura y escuchado por millones, su credibilidad artística es nuevamente cuestionada por una falta de lo que Lauryn Hill tan bien pudo encapsular.

Desde su tiempo con Fugees, nunca se dejó encasillar en la idea de cómo debería de sonar su música. Mezclando el amor que tenía por el reggae, y luego por el hijo de su mayor figura, y dejando que cada canción dictara su propia influencia, Lauryn Hill permitía que su arte creciera y se desarrollara sin encadenarlo a un solo género o corriente. El R&B y hip hop siempre predominaron en su música, pero al mismo tiempo que se convirtió en un estándar de ambos, pudo desarrollarse en un momento en el que diferentes artistas comenzaron a infusionar el jazz, soul y funk junto al hip hop y R&B de manera más simbiótica, reconociendo sus raíces y expandiendo las fronteras de lo que se esperaba de los géneros.

The Score (1997), el segundo álbum de Fugees, vendió 5 millones de copias antes de ganar dos Grammys, probando el poder musical que se encontraba en este grupo y sacándolo de su estatus underground. Ahí, Lauryn Hill le dejó claro al mundo el increíble regalo que era su voz y creo un clásico con su rendición de Killing Me Softly With His Song. Un año después, al lanzar The Miseducation of Lauryn Hill, fue nominada a 10 Grammys y ganó 5.

Corbis (1999). Premios Grammy.

En este proyecto presenta una examinación del amor a través de su vida. Habla acerca del amor propio, el amor a la música, a su hijo, el no correspondido, el material, el falso, y el dolor que trae el amor. A través de 15 canciones (más una introducción) se cuestiona el rol del artista en el mundo, habla de sus relaciones pasadas, colabora con Santana para dedicarle una canción a su hijo Zion, y nos regala su versión de Can´t Take My Eyes Off Of You, probando otra vez lo flexible que puede ser la música cuando realmente se entiende. Además de haber vendido más de 19 millones de copias, fue incluido dentro del Registro Nacional de Grabaciones de la Biblioteca del Congreso en Estados Unidos.

Además de su contribución musical, Hill recibió un Essence Award en 1996 por su ayuda con el Proyecto Refugiado, y fue premiada tres veces por la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color. En 2003, fue invitada al Vaticano para una presentación de Navidad, ocasión que tomó para denunciar los abusos de niños de parte de sacerdotes, no fue invitada de regreso.

Ha tenido algunas presentaciones junto a sus compañeros de Fugees, apareciendo en algunos premios y uno que otro concierto, pero, fuera de su álbum acústico para MTV Unplugged en 2002, no ha lanzado otro sencillo o álbum. Lauryn Hill dedicó su vida a sus seis hijos, de los cuales 5 tuvo con el hijo de Bob Marley (Rohan Marley), y a la escritura. Su presencia pública ha sido prácticamente nula. Apareció como un destello en este mundo y luego se esfumo, alimentando aún más su leyenda.

Dejó un cuerpo de trabajo que podrá ser estudiado y disfrutado por años, manteniéndose relevante bajo su propio mérito. De alguna manera, Lauryn Hill demostró lo que es un verdadero artista, uno que crea para la gente y se deja afuera de la luz, manteniendo el enfoque en el arte y su mensaje.

10 canciones para conocer a Lauryn Hill:

  • «Doo Woop (That Thing)»
  • «To Zion»
  • «Superstar»
  • «When It Hurts so Bad»
  • «Tell Him»
  • «Killing Me Softly With His Song»
  • «No Woman No Cry»
  • «Cowboys»
  • «Ready or Not»
  • «Zealots»

Publicaciones recientes