Sonido de Libertad: El regreso de Jim Caviezel a la gran pantalla

sound of freedom

Sabemos que Sonido de libertad abarca una tema real y cruel que ronda en el mundo y daña a millones de infancias, sin embargo, en esta reseña nos enfocaremos más en lo que rodea su trabajo de producción y todo lo que debes tener en cuenta si quieres ver esta película que finalmente llegó a las salas de cine en México.

También te podría interesar: Barbie conquista la taquilla del 2023

Sonido de Libertad está protagonizada por Jim Caviezel —conocido por interpretar a Jesús en la Pasión de Cristo—. Cavaziel interpreta a Timothy Ballard, quien en la vida real es un activista y agente especial retirado.

La trama se desenvuelve en dos ubicaciones distintas. En Tegucigalpa, Honduras, seguimos a Roberto, un padre que cae en una trampa urdida por Giselle, una ex reina de belleza. Roberto es persuadido a inscribir a sus hijos en un supuesto contrato de modelaje infantil, solo para enfrentar el horror cuando los pequeños desaparecen y se revela que han víctimas de tráfico infantil.

En paralelo, en Calexico, California, se nos presenta a Tim Ballard, un agente especial de Investigación de Seguridad Nacional. Dedicado a combatir la explotación infantil y la distribución de contenido ilegal relacionado, Tim se ve atormentado por la incapacidad de rescatar a los niños que son vendidos como una mercancía más redituable que cualquier sustancia ilegal. La película pone el foco en la valiente misión de Tim, quien se embarca en la lucha por liberar a los menores y enfrentar a los responsables de este terrible delito.

A pesar de la trama sensible que se propone, la película tropieza en varios aspectos técnicos. Las actuaciones carecen de profundidad, y la calidad cinematográfica no está a la altura de la historia que intenta contar.

Además, Sonido de libertad se esfuerza por venderse como una narrativa revolucionaria que aborda temas serios, pero falla en ofrecer algo novedoso. Claro, no tiene reservas en mostrar la crudeza de lo que padecen las víctimas de tráfico humano, aunque el mensaje que quiere dar para que el público reflexione, se puede ver manchado ante las maneras poco prudentes en las que su publicidad ha sido manejada, lo cual la ha convertido en una producción que ha dividido a las audiencias.

El filme también intenta utilizar el respaldo de figuras reconocidas como Mel Gibson para su promoción y así ganar relevancia. Sin embargo, incluso esta influencia no puede enmascarar las deficiencias en la ejecución de la película.

Aunque la película se esfuerza por presentarse como una solución a una problemática realista, su falta de coherencia narrativa y calidad visual la dejan en un lugar insatisfactorio. La historia podría haber sido abordada de manera más efectiva en otras producciones que han tratado este tema con mayor profundidad y respeto.

Publicaciones recientes